Herman Munster es un personaje de televisión protagonista de la teleserie The Munsters. Interpretado principalmente por el actor Fred Gwynne. El personaje está basado en el monstruo de Frankenstein de Mary Shelley con el aspecto de la versión fílmica de Boris Karloff.

Él es padre de la familia; es bueno, raro y muy alto; quiere mucho a su esposa. La mayoría de las veces, el abuelo y Herman son cómplices de sus ocurrencias.

Herman fue construido en Alemania por el doctor Víctor Frankenstein en 1815 poco después de su hermano gemelo, Charlie. Dejó Alemania por Inglaterra, donde fue adoptado por la familia Munster de Shroudshire, Inglaterra, una familia noble de la cual obtiene su apellido. En 1865, Herman y Lily Drácula se casaron. Herman estuvo en el Ejército estadounidense en la Segunda Guerra Mundial. Es un padre amoroso de su hijo Eddie Munster y adoptó a su sobrina política Marilyn, también tiene por mascota un dragón llamado Spot.

Trabaja en una casa funeraria llamada Gateman, Goodbury y Graves (nombres que en inglés significan 'guardabarrera', 'buenenterrar' y 'tumbas'). Su jefe, el señor Gateman (interpretado por John Carradine), aparece en dos capítulos.

Fred Gwynne, el actor que interpretó a Herman, sufrió por el personaje. De 1,96 metros de altura, ya tenía experiencia con la comedia, sin embargo, no estaba muy seguro de que este nuevo papel fuera para él. Aun así, logró aportarle un gran carisma y ternura al personaje, haciéndolo uno de los mejores padres de la TV, según una encuesta. Pero requirió de grandes sacrificios de su parte.

Usar el vestuario y el maquillaje de más de 22 kilos fue tormentoso para el actor, tanto así que Gwynne fue forzado a tomar tabletas de sal para evitar la deshidratación. Además, al tener que usar calzado con plataformas de más de 10 centímetros de alto, Fred sufrió de severos dolores de espalda, aparte de que perdió mucho peso.